Legalizar es legitimar

Por Claudia Acebrón

 

EN CONTEXTO

El debate de la prostitución es un debate abierto en nuestro país desde hace décadas, aunque también aparcado por la gran división que presenta. En nuestro país, la prostitución no es ilegal pero tampoco legal, sino que se encuentra en una situación de alegalidad. Es decir, no está prohibida de por sí en el Código Civil Español, aunque sí lo están la explotación y el proxenetismo.

Estuvo prohibida en España durante la Segunda República y posteriormente, la ley fue abolida en la dictadura franquista hasta 1962, cuando España se convirtió oficialmente en abolicionista. De nuevo, en 1995, en la revisión del Código Penal, la mayoría de leyes que rechazaban la prostitución fueron derogadas. Desde entonces, ejercer la prostitución no está penado en todo el territorio español y su consumo únicamente está sancionado cuando éste se solicite y disfrute “en zonas de tránsito público, cerca de lugares destinados a su uso por menores (colegios, parques…) o en zonas que pueda generar un riesgo para la seguridad vial” (Ley Seguridad Ciudadana). Sin embargo, son los municipios los que tienen la capacidad de regular la prostitución en las calles mediante sus respectivas ordenanzas municipales.

¿Por qué existen los prostíbulos si la prostitución no está regulada? Estos no son dados de alta como tal, sino que en la mayoría de casos, lo son como hoteles.

 

LAS TRES POSTURAS RESPECTO A LA PROSTITUCIÓN

Frente a la prostitución existen dos posturas: estar a favor o en contra de ella.

Por un lado, aquellos/as que estén en contra de la prostitución pueden encontrarse ante dos alternativas.

Una de ellas es la postura prohibicionista, que como su propio nombre indica, defiende prohibir por ley la prostitución, castigando únicamente a quienes ejercen la prostitución sin que existan medidas concretas pensadas para los proxenetas y muy pocas en contra de los clientes demandantes.

Por otro lado, existe la postura abolicionista, que también pretende acabar con la prostitución pero entendiendo por qué se origina y persiguiendo acabar con la demanda de prostitución y las circunstancias que favorezcan su existencia. En ningún caso contempla castigar a aquellas mujeres que se ven arrastradas a ejercer la prostitución (más de 85% de los casos), sino a los proxenetas y puteros, a quienes se les criminaliza y se castiga con multas o incluso con penas de cárcel.

Aquellos y aquellas que apuesten por legalizar la prostitución se encontrarán ante la postura regulacionista, que adopta el punto de vista de la “libre elección”. Es decir: ”si esas mujeres quieren ejercer la prostitución, que la ejerzan”. Los y las defensoras consideran  esto “empoderante”.

Pretenden por tanto, regular la prostitución, amparándola bajo la ley.

 

¿POR QUÉ SOMOS ABOLICIONISTAS?

Somos abolicionistas porque desde nuestro punto de vista, es la postura que debemos tomar como feministas y como defensores y defensoras de la libertad y los derechos humanos.

No podemos defender la postura de prohibir la prostitución por ley porque sabemos que prohibirla no hará que desaparezca, ya que no ataca a la raíz que la origina ni persigue a los verdaderos culpables: los proxenetas y los puteros. Ilegalizar la prostitución conlleva el castigo directo a las prostitutas, culpabilizando así a las verdaderas víctimas. Aquellas mujeres que estén sumergidas en el negocio del sexo en contra de su voluntad no encontrarán la salida y sufrirán aún más violencia y extorsión por ejercer una práctica ilegal, que seguirá llenando los bolsillos a proxenetas.

La prostitución no es un trabajo y mucho menos podemos pretender considerarlo un “trabajo digno” mientras existan personas que compren el cuerpo de otras por dinero y éstas últimas se encuentren en situación de pobreza, bajo circunstancias de extorsión y violencia y sean, en la gran mayoría de los casos, víctimas de trata de personas que ejercen la prostitución en contra de su voluntad. También, menores de edad.

Para todas estas mujeres, ser prostituta no es empoderante, como esta postura sí defiende.

Hablamos del clasismo y machismo más aberrante.

Pretender hacer un discurso que intente dignificar la prostitución, no dignifica el trabajo de las mujeres, ni a la propia mujer, sino el negocio de la prostitución, la industria del sexo, a la misma que trafica y explota a millones de mujeres.

Cualquier persona con mera empatía y sensibilidad, no puede apoyar regular la prostitución para incentivar a los hombres a comprar a mujeres por sexo, siendo éstas víctimas de trata y explotación, en mitad de un entorno social más permisible y que lo tolera.

En España cada año se introducen 500.000 mujeres para ser prostituidas y explotadas sexualmente.

Legalizar es legitimar.

 

¿CONVERTIR A LOS PROXENETAS EN EMPRESARIOS DE ÉXITO?

Legalizar la prostitución es convertirla, aún más, en un negocio multimillonario, dirigido por proxenetas que se convertirán en poco tiempo en empresarios de éxito y que no tendrán que esconderse  ni rendir cuentas por prostituir a mujeres.

España es el país europeo que más sexo de pago consume.

¿Qué ha ocurrido en los países donde se ha legalizado la prostitución?

En el año 2000 Holanda reconoce la prostitución como una actividad económica. Un año después, las ONG informaron del aumento de las víctimas de tráfico de personas y decenas de municipios pidieron la prohibición de los prostíbulos.

En Australia, donde también se encuentra legalizada la prostitución el Informe Estatal sobre las Prácticas de los Derechos Humanos de 1999 reconoció el vínculo entre la legalización y el tráfico, así como reconoce que el mercado del sexo se ha convertido en un problema que va en aumento.

La prostitución infantil también ha aumentado. La Asociación de Ámsterdam ChildRight estimó que la cifra de niños y niñas prostituidas aumentó en 11.000 en 5 años, un gran número de ellos son niñas nigerianas. [4]

En los últimos meses y, en especial después del conocido debate surgido alrededor de la Ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, al legalizar un sindicato de trabajadoras del sexo, se han dado a conocer organizaciones a favor de regular la prostitución. Una de estas organizaciones ofrece hasta cursos para iniciarse en la prostitución por 90€ y formaciones sobre cómo hacer felaciones, cómo comportarse con los clientes e incluso “inglés para putas”.

Existen investigaciones abiertas (especialmente por El Confidencial y Diario 16) sobre varias de estas organizaciones tras haber detectado incongruencias, documentación sospechosa, relación entre algunas de estas organizaciones entre sí pese a declararse como independientes y empresas creadas donde aparecen algunos de sus presidentes/as como responsables de éstas, que facturan hasta 10 millones de euros al año

Sean estas organizaciones u otras las que enmascaran un auténtico negocio, la realidad es que la industria del sexo jamás deja de serlo. Detrás de dicho negocio  existen miles de proxenetas/empresarios que se lucran de la explotación sexual de millones de mujeres y niñas. El disfraz que pongan a todo esto no puede confundirnos, pero sobre todo, no puede arrastrarnos a convertirnos en cómplices de la mayor esclavitud y explotación mundial actual: la prostitución.

Hace unos días, la Vicepresidenta del Gobierno y Ministra de Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, Carmen Calvo, decía que la prostitución no es el oficio más antiguo del mundo, sino la esclavitud más antigua y grande de la historia.

 

Referencias
  1. Daley, S. (2 de Agosto de 2001). New Rights for Dutch Prostitutes, but No Gai. The New York Times.

Recuperado de https://www.nytimes.com/2001/08/12/world/new-rights-for-dutch-prostitutes-but-no-gain.html

  1. Mary Sullivan and Sheila Jeffreys (2018). Legalising prostitution is not the answer: the example of victoria, Australia . Australia. Recuperado de

http://www.catwinternational.org/content/images/article/95/attachment.pdf

  1. Carin Tiggeloven (2001). Child Prostitution in the Netherlands. Recuperado de

http://web.archive.org/web/20080627112924/http:/www.radionetherlands.nl/currentaf fairs/region/netherlands/netherlands011218.html

 

FER UN COMENTARI

Please enter your comment!
Please enter your name here